Consejos para turistas en Japón

(Primer capítulo de un diario de viaje que aún no se escribe)

Empecé a escribir diarios de viajes en 2005, en un intercambio de seis meses a Madrid. Casi todas las noches me sentaba a documentar los eventos del día, con todo y comentarios personales, pegostes de boletos de museo y participación de invitados. A punta de turismo Nazi la tradición se rompió en mi primer viaje con Jesús (mi esposo, no el hijo de Dios), pero hace poco – ¡en Japón! – lo volví a intentar. Fallé miserablemente y este es mi esfuerzo por recuperar algo de esa tradición. Incluiré fotos a falta de pritt y folletos turísticos.

shinjuku

Jesús en Shinjuku

Lo primero es reunir una lista de consejos para cualquiera planeando un viaje a Japón. El crédito es de todos los que nos dieron estos tips a nosotros, ¡muy agradecida, muy agradecida, muy agradecida! Aplausos Dory, César, Vladimir, Bárbara y Gaby, con mención especial a Dani por ser nuestra sensei de todo lo japonés.

LO MÁS PRÁCTICO

  1. Renta un servicio de Internet: No importa si tu hotel o AirBnB tiene wifi, necesitas un modem a tu lado todo el tiempo. Nadie habla inglés (mucho menos español), no vas a poder leer señalizaciones ni nombres de calles, te vas a perder horrible… resígnate. También recuerda que Google Maps te puede ahorrar mucho tiempo y angustia. El modem portátil se renta en el aeropuerto y se devuelve ahí mismo.
IMG_3291

Godzilla en Shinjuku

  1. Compra el Japan Rail Pass: Este pase de trenes parece caro, pero te da acceso ilimitado a casi todos los trenes que recorren el país. Esto incluye el tren bala, e incluso algunas de las líneas de metro de Tokio y Kioto. Lo mejor es comprarlo por la duración de toda tu estancia. Esta es la agencia en donde lo compramos nosotros: http://www.jrpass.com/es. Recomiendo que hagas el canje llegando al aeropuerto, de una vez.
vías-del-tren

Vías del tren en Ueno

  1. Compra una tarjeta Suica o Pasmo: El metro en Tokio está operado por distintas compañías privadas. Esto quiere decir que para cada recorrido en metro tendrías que descifrar qué línea necesitas, cuánto cuesta y luego comprar el boleto indicado. La solución más práctica es una tarjeta de débito que funciona para todas las líneas, siempre y cuando tengas crédito. Si se te acaba el crédito, sencillamente la recargas y ya está. Estas tarjetas, que además son muy monas, también sirven en tiendas y en maquinitas. Nosotros compramos Suica y Pasmo, pero hay más marcas. De nuevo, recomiendo que la compres llegando al aeropuerto.
tarjeta

Mascota adorable de la tarjeta Icoca

 

  1. No puedes retirar efectivo de cualquier cajero: Si no tienes una tarjeta japonesa (y me imagino que no), no intentes sacar dinero de ningún cajero que no esté en una oficina de correos o que no sea 7Eleven, sólo ahí se puede. Nosotros tardamos en darnos cuenta y pasamos un mal rato. Y sí, allá el 7Eleven también es un banco.
gatitos

Neko es gato en japonés

  1. Tokio es enorme: Esto parece obvio, pero para una chilanga acostumbrada a que su ciudad siempre es más grandota e intimidante que todas las demás, no lo es tanto. Al hacer tu itinerario, toma en cuenta que cada lugar te puede tomar un rato, especialmente si eres más cronopio que fama y te gusta tomarte tu tiempo para absorber el entorno. Puedes pasar dos horas en una papelería de ocho pisos hermosos… en serio, nos pasó. Aunque así se vea en el mapa, las zonas turísticas no están tan cerca una de la otra, toma el metro y ahorra tiempo. Escoge bien lo que quieres conocer y considera que no vas a volver ahí, hay demasiado que ver como para desandar lo andado.
tokio

Pedazo de Tokio desde el mirador

¡COMIDA!

De este tema quisiera escribir algo más extenso (estoy pensando en hacer una tesis), pero voy a comenzar por los siguientes consejos.

  1. ¿Y mi desayuno? El desayuno en Japón es muy distinto a lo que estamos acostumbrados; suele ser un filete de pescado a la plancha, arroz al vapor, sopa miso, te verde y algo de verduras en escabeche. Si te gusta la comida japonesa (a mí sí) es muy delicioso pero el problema es que no lo venden en todos lados. Si no te estás quedando en un hotel que ofrezca desayuno, lo más probable es que sólo encuentres lugares que ofrecen pan y café en la mañana. La solución, que descubrimos tarde, son las cadenas de restaurantes especializadas en un platillo que se llama gyudon (carne con arroz), nosotros comimos en una que se llama Yoshinoya, pero hay más.
IMG_3440

Okonomiyaki: en Japón el huevo es cena

  1. Lo suyo lo suyo es la especialidad: Este tip se lo robé a un chef de Netflix, pero creo que tiene razón. Los japoneses son muy clavados y se pueden dedicar toda la vida a perfeccionar un oficio, un arte o un platillo. No vas a poder alejarte de los lugares turísticos (los lugares no turísticos no tienen menú en inglés, ni fotos de la comida, ni ganas de atender a extranjeros), pero puedes asegurarte de comer delicioso si evitas los lugares con menús muy variados. ¿Quieres yakitori? Ve con una señora que sólo prepare eso. Lo mismo aplica para el sushi, el ramen y demás.
IMG_3393

Brochetas empanizadas de Osaka.

  1. La comida es muy japonesa: Siempre, pidas lo que pidas, va a saber a comida japonesa. No luches contra eso, acostúmbrate y disfrútalo. En general, somos muy buenos adaptándonos a la comida local y sólo sufrimos porque extrañamos el café, que allá sólo venden en versión ácida y aguada. En la medida de lo posible, cambia el café por el té, el pan por el arroz o los fideos, y la carne por pescado. Todos la pasarán mejor, incluyendo tu cartera.
conejitos

Pastelitos de arroz en Kioto

  1. Bento Box, tu salvación: Para los largos viajes en tren recomiendo comprar un bento box. Estas son cajitas de comida para llevar que, además de ser muy adorables, son buenísimas. Incluyen mucha variedad de comida tradicional y también unos sándwiches como de fiesta infantil ochentera (de pan blanco sin costra) incréibles. No nos juzguen, pero nuestros favoritos fueron los de ensalada de huevo y los de cerdo empanizado. En todas las estaciones de tren hay kioskos que venden las bento box, además de vasitos de sake que caen muy bien. Un bonus tip: en Japón es legal beber en la calle.
bento-box

Bento Box

  1. No dejes de probar: El atún, ellos distinguen entre el menos grasoso, el mediano y el grasoso, los tres son ricos pero (obvio), el grasoso es el mejor; el erizo de mar; todo lo que te sirvan en un plato de sashimi, sin importar que no sepas qué es; los noodles en todas sus versiones; los pork buns (mejores que los de tofu)… el cerdo en general lo hacen muy bien; las fritangas de las ferias de pueblo, en especial el pollo frito (¿quién hubiera dicho?); los yakitori de todo, especialmente los de alitas de pollo; las brochetas empanizadas en Osaka; el okonimyaki de Kioto; los dulces de té verde; los dulces rellenos de frijol dulce; el sake; el té… ¡Prueba todo lo que se cruce en tu camino!
atun

Tres tipos de atún

EXPERIENCIAS QUE NO TE PUEDES PERDER

Me voy a saltar lo más turístico y obvio, para eso recomiendo un sitio genial para planear tu viaje: http://www.japan-guide.com/. Considerando que nos faltó muchísimo por ver y hacer, no nos arrepentimos para nada de:

  1. Robot Restaurant: Dani y César descubrieron este lugar mágico de espejos, luces, robots gigantes, ponies y pandas que montan en vacas. No se si mis capacidades literarias sean suficientes para describir esta luminosa experiencia, lo mejor es que la vivas por ti mismo. Está en Shinjuku, la “zona roja” de Tokio y de una vez puedes aprovechar para recorrer esa zona de noche y no volver de día, que se pone medio deprimente. Lo de zona roja va entre comillas porque Tokio es ridículamente seguro y más bien Shinjuku es una de sus muchas zonas fosforescentes. Es muy turístico pero no importa, compra tus boletos para el Robot Restaurant aquí: http://www.viator.com/Tokyo-attractions/Robot-Restaurant/d334-a22115
robot-restaurant

Robot Restaurant

  1. Los mercados: En los mercados se comprueba que la comida más rica no tiene porqué ser cara. En Tokio fuimos al mercado de Tsukiji, el de pescado, y aunque ya no puedes entrar a la subasta de atún (a menos que esperes en fila desde la madrugada anterior), vale la pena asomarse. En el mercado exterior de Tsukiji venden de todo, y hay que probarlo todo, especialmente el mejor sushi del mundo. Sí, el mejor del mundo. El mercado de Kioto también vale la pena, de nuevo, a probar un montón de platillos misteriosos y ser feliz. La palabra japonesa para delicioso es oishii.
IMG_3314

Helado de te verde en el mercado de Tokio

  1. Teatro Kabuki: Tiene fama de ser aburrido y a nosotros nadie nos lo recomendó, pero igual nos aventuramos y valió la pena. Se llena de viejitos que llevan su comida (¡bento box!) para aguantar toda la función, que dura varias horas. Para turistas lo mejor es comprar la entrada para un solo acto. El teatro al que fuimos, Kabukiza Theater, es de los más amables para extranjeros porque te rentan una tablet con subtítulos en inglés para que entiendas lo que está sucediendo. El teatro está en el camino entre el mercado de Tsukiji y Ginza y puedes comprar los boletos en la misma taquilla. A nosotros nos gustó mucho y nos quedamos con ganas de ver otras formas de teatro japonés. Aquí un sitio web con más información: http://www.kabuki-bito.jp/eng/contents/theatre/kabukiza.html
IMG_3317

La cortina del teatro Kabuki

  1. Onsen: Entrar a un onsen, un baño tradicional japonés, es como regalarte un día de spa en medio del viaje sin sentir culpa de turista malcriado. Usualmente están separados por sexo, pues entras completamente desnudo y debes seguir muchas reglas para no incomodar a nadie. Pero si sigues las instrucciones todo estará bien y podrás relajarte en una tina de agua termal cual personaje de El viaje de Chihiro. Ojo: No dejan entrar a personas con tatuajes que no se puedan cubrir fácilmente. De paso, aviso que en Japón siempre hay muchas reglas a seguir para no incomodar a nadie.
puertas

Puerta de papel

  1. Ryokan: En los ryokan, las casas de huéspedes tradicionales, puedes experimentar un poco de la concepción japonesa del espacio. Todo sucede en un mismo lugar donde comes, duermes en un futón (un colchón delgado) en el tatami (un piso especial) y haces todo lo demás que se hace en un cuarto. Los ryokan son más caros que los hostales y que los AirBnB y duermes en el piso, pero si tu presupuesto lo permite, ¡hazlo! Muchas veces el ryokan incluye onsen y te presta yukatas (batas para estar en interiores), que son casi tan cómodas como andar en cueros.
Casa-en-kioto

Casa tradicional en Kioto

  1. Las tiendas: En Japón la cultura del consumo es impresionante, ir de compras es parte de la experiencia turística y no lo digo solo para justificar mis gastos. No dejes de entrar a las tiendas y aparta parte de tu presupuesto para los souvenirs… son irresistibles. Entra a a Don Quijote, Tokyu Hands, Uniqlo, Loft, Yodobashi e Itoya (¡papelería gigante!) y a todo lo demás que se te antoje.
zapatos

Zapatos en Harajuku

TIP DE POSTRE

Regresamos del viaje con la sensación de no haber entendido la mitad de lo que vimos. Creo que es normal, pero lo mejor es informarse lo más posible antes de salir para no llegar en blanco. Confieso que nosotros comenzamos por este video:

Ma. Cristina Alemán (@mcristina)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s